Skip to content

Merceditas Valdés: La pequeña “Aché” (Grandes Leyendas del Mundo nº 1) (Spanish Edition) por Eloy Cepero

$15.97

Category:

Prólogo

Nació en el embrión de la cubanía, como Rita Montaner, y de ahí se alimentó. Las casas de Santo, los wenileres, las fiestas populares fueron oficio, así no se olvida jamás ni requiere entrenamiento alguno, una natural.

De babalaos y santeros notables como (Obba llú) Jesús Pérez, Raúl Díaz y el maestro de maestros del tambor batá, Pablo Roché, aprendió de su arte.

Desde muy joven del brazo de su madre asistió a las célebres procesiones de Regla, también escuchó los cantos que comenzaban en el altar mayor y sucedían en la lanchita que cruzaba la bahía bellamente engalanada con alegóricos a la fiesta de Yemayá.

La vi por primera vez en casa de Don Fernando Ortiz una tarde del desaparecido rumbero Agustín Flor de Amor. Ella canto sus cantos lucumies y se precipitó un gran aguacero de verano y Don Fernando me pidió que la llevara a la calle Zanja. Cumplí sus ordenes. Cuando la deje en la puerta, con su pañuelo blanco en la cabeza me dije: algún día llegaré a conocer mejor a quien Fernando tanto admira. No se si la conozco lo suficiente. Pero si ha llegado a él es porque él la admiraba tanto.

Miguel Barnet

English